14.7.09

Cuanto más me medico más me duele: el riesgo del uso de fármacos opioides

.

Es una realidad que gran parte del consumo de fármacos se debe al dolor y que enfermedades como la fibromialgia o la artritis reumatoide están a la orden del día. Los opioides, derivados del opio, como la morfina y la codeína, son utilizados ampliamente por algunos pacientes y por los adictos. Sin embargo, la interrupción repentina de estos compuestos es causa de hiperalgesia (mucho dolor), también característica del síndrome de abstinencia tras el consumo prolongado drogas opióides (entre las que se encuentra la heroína y el crack).

Tras la muerte de Michael Jackson, se habla a diario en los periódicos de su dependencia a medicamentos. Entre las hipótesis barajadas, se considera el abuso de algún medicamento como el Demerol. El Demerol es un fármaco narcótico analgésico de la familia de los opióides, que actúa como depresor del sistema nervioso central y se utiliza para aliviar el dolor de intensidad media o alta. Curiosamente, Michael ya había hecho pública una canción, “Morfina”, donde supuestamente se pone en evidencia la importancia que esta fármaco tenía en su vida. La meperidina, principio activo de Demerol, pertenece al grupo de los opioides síntéticos, entre los que también se encuentra por ejemplo la metadona. Al igual que otros opioides, causa dependencia y síndrome de abstinencia si se deja de tomar de forma repentina.

En el tratamiento del dolor severo, el fármaco de eleción es el que actúa en un receptor llamado "receptor opioide MU". Sin embargo, paradójicamente, estos medicamentos pueden también aumentar la sensibilidad al dolor. En un estudio publicado en la famosa revista "Science", se habla de los riesgos asociados al consumo y a la abstinencia de fármacos opioides. Los investigadores de la Universidad de Viena (Austria) han reportado que la interrupción brusca de este tipo de fármacos causaría unas modificaciones en las sinapsis -conexiones- neuronales implicadas en las vías del dolor. Sin embargo, este efecto puede ser evitado si se realiza una interrupción del tratamiento de forma escalonada.