14.7.09

Enfermedades crónicas asociadas a la exposición a nitratos, nitritos y nitrosaminas.

.
Compuestos químicos derivados del nitrógeno son al parecer decisivos en el importante aumento en la incidencia de Alzheimer, Parkinson y Diabetes tipo 2. Según un estudio americano la tasa de mortalidad a causa de estas enfermedades aumenta en paralelo al incremento de la presencia de nitratos, nitritos y nitrosaminas en el medio ambiente y en los alimentos.

Sobretodo son algunos alimentos condimentados los que están más cargados de nitritos. Al cocinarlos pueden además formarse sustancias cancerígenas.

Los nitratos se utilizan como abono y así llegan a los alimentos y el agua. Los nitritos por el contrario se usan en la fabricación de alimentos, principalmente los derivados cárnicos, añadiéndose como aditivos para favorecer la conservación. Ambas sustancias, nitratos y nitritos, pueden unirse a aminas para formar nitrosaminas, que según se ha comprobado pueden generar cáncer.

"Nos hemos convertido en la generación de las nitrosaminas" dice la coordinadora de estudiantes Suzanne de la Monte del Hospital de Providencia en el estado americano de Rhode Island. Esencialmente, hemos desarrollado un tipo de alimentación que es rica en aminas y nitratos, lo que conduce a un aumento en la generación de nitrosaminas.

De la Monte afirma en la revista científica „Journal of Alzheimer's Disease“ (Revista sobre la enfermedad de Alzheimer), que las nitrosaminas no sólo favorecen la aparición de cáncer, sino también otras enfermedades como la diabetes de tipo II, enfermedad de Alzheimer y enfermedad de Parkinson.

En el estudio publicado se compara la tasa de mortalidad por Parkinson y Alzheimer en diferentes grupos de edad. Se descubrió que la mortalidad por estas enfermedades, entre los años 1968 y 2005, había aumentado más que por otro tipo de enfermedades como apoplegía- brusca interrupción del flujo sanguíneo al cerebro- o enfermedades cardiacas. Este hecho puso de manifiesto que la tendencia no sólo se debía a la existencia de una población más anciana, sino que había otros factores responsables.

La autora se remite al hecho de que la incorporación de compuestos químicos derivados del nitrógeno en Estados Unidos se ha doblado entre los años 1960 y 1980. Por otro lado la venta de comida rápida -"fast food"- y productos cárnicos procesados se multiplicó por ocho entre los años 1970 y 2005.

Fuentes de información: „Journal of Alzheimer's y "Die Welt" (periódico alemán).