25.7.09

Efectos de la seta Shiitake (Lentinula Edodes) en el cáncer

.
A veces me pregunto cómo puede ser que, existiendo tantas evidencias científicas de las propiedades anticancerosas de determinados productos, esta información sea poco accesible a los médicos y a las personas de a pie.

Son productos que se pueden encontrar en el mercado. Por ejemplo en el mercado de Gracia. Un día paseando decidí bajar la calle Verdi y topé con el Mercado de Gracia.
En la esquina había un colorido comercio de verduras y fruta, productos de agricultura ecológica. Decidí ponerme a la cola y adquirir unas cuantas cosas. Entre ellas encontré la seta Shiitake. Había oído que esta seta tenía propiedades immunoreguladoras y acción anticancerosa. Por ello he optado por realizar una pequeña entrada en el blog...

Lentinula edodes, conocida como "shiitake" es uno de los hongos medicinales ampliamente utilizados en Oriente. La actividad antitumoral de los extractos de este hongo ha sido demostrada en animales y humanos. Esta actividad se basa en un aumento de la inmunidad y también en un efecto tóxico directo y selectivo hacia las células cancerosas. En concreto, los extractos acuosos de Shiitake han demostrado un efecto inhibidor directo en la proliferación de células cancerosas humanas in vitro (1).

Se ha observado que este hongo tiene la capacidad de aumentar la activación de las células del sistema inmune llamadas "Natural Killer" (NK). Pero además, ejerce una acción directa en las células cancerosas favoreciendo la "apoptosis" o muerte celular programada. Estos efectos son dependientes de la dosis y se observaron en líneas celulares epiteliales de pecho y en dos líneas celulares de mieloma (2).

Otras importantes propiedades del hongo Shiitake son las antimicrobianas. Hace apenas un mes ha sido publicado un artículo por un grupo inglés, en el que se hace alusión a ellas. En este estudio, se demostró que shiitake actuaba como antibacteriano y antifúngico. Esta capacidad es muy relevante en el contexto de las enfermedades oportunistas, que se establecen como consecuencia de un sistema inmunitario deficiente (individuos inmunocomprometidos). Algunos de los componentes del Shiitake responsables de estas propiedades son "bostricoidina", sustancia antibiótica que es activa in vitro contra Mycobacterium tuberculosis, bacilo responsable de la tuberculosis. Otro componente del Shiitake, el "ácido gálico", es conocido por sus propiedades antibacterianas y actividad anticancerosa en animales (3).

En base a esta información disponible, sería necesario poder evaluar en ensayos clínicos en humanos la capacidad de este hongo para favorecer el curso del cáncer y algunas enfermedades infecciosas. Por el momento, existe un estudio en el que se evalúa el efecto del "lentinano" -un componente del Shiitake con estructura conocida como beta-glucano- en individuos con SIDA. Este estudio muestra que el lentinano aumenta de forma significativa el número de células inmunitarias CD4+ en individuos con SIDA (4).

En conclusión, en modelos in vitro y en modelos animales, el hongo Shiitake ha mostrado propiedades anticancerosas, inmunoestimulantes y antimicrobianas. Para demostrar científicamente sus propiedades terapéuticas en humanos se necesitaría llevar a cabo ensayos clínicos adecuados. Este tipo de estudios distan de ser llevados a cabo probablemente a causa de una falta de interés economico. Sin embargo, es tentador pensar que este delicioso hongo utilizado en Oriente desde la antiguedad puede constituir una accesible ayuda para combatir algunas enfermedades graves. Enfermedades para las que la medicina alopática occidental aún no ha encontrado cura.

(1) Israilides C, Kletsas D, Arapoglou D, Philippoussis A, Pratsinis H, Ebringerová A, Hríbalová V, Harding SE. "In vitro cytostatic and immunomodulatory properties of the medicinal mushroom Lentinula edodes." Phytomedicine. 2008 Jun;15(6-7):512-9.

(2) Fang N, Li Q, Yu S, Zhang J, He L, Ronis MJ, Badger TM. "Inhibition of growth and induction of apoptosis in human cancer cell lines by an ethyl acetate fraction from shiitake mushrooms." J Altern Complement Med. 2006 Mar;12(2):125-32.

(3) Rao JR, Smyth TJ, Millar BC, Moore JE."Antimicrobial properties of shiitake mushrooms (Lentinula edodes)." Int J Antimicrob Agents. 2009 Jun;33(6):591-2.

(4) Gordon M, Guralnik M, Kaneko Y, Mimura T, Goodgame J, DeMarzo C, Pierce D, Baker M, Lang W. " A phase II controlled study of a combination of the immune modulator, lentinan, with didanosine (ddI) in HIV patients with CD4 cells of 200-500/mm3." J Med. 1995;26(5-6):193-207.

14.7.09

Enfermedades crónicas asociadas a la exposición a nitratos, nitritos y nitrosaminas.

.
Compuestos químicos derivados del nitrógeno son al parecer decisivos en el importante aumento en la incidencia de Alzheimer, Parkinson y Diabetes tipo 2. Según un estudio americano la tasa de mortalidad a causa de estas enfermedades aumenta en paralelo al incremento de la presencia de nitratos, nitritos y nitrosaminas en el medio ambiente y en los alimentos.

Sobretodo son algunos alimentos condimentados los que están más cargados de nitritos. Al cocinarlos pueden además formarse sustancias cancerígenas.

Los nitratos se utilizan como abono y así llegan a los alimentos y el agua. Los nitritos por el contrario se usan en la fabricación de alimentos, principalmente los derivados cárnicos, añadiéndose como aditivos para favorecer la conservación. Ambas sustancias, nitratos y nitritos, pueden unirse a aminas para formar nitrosaminas, que según se ha comprobado pueden generar cáncer.

"Nos hemos convertido en la generación de las nitrosaminas" dice la coordinadora de estudiantes Suzanne de la Monte del Hospital de Providencia en el estado americano de Rhode Island. Esencialmente, hemos desarrollado un tipo de alimentación que es rica en aminas y nitratos, lo que conduce a un aumento en la generación de nitrosaminas.

De la Monte afirma en la revista científica „Journal of Alzheimer's Disease“ (Revista sobre la enfermedad de Alzheimer), que las nitrosaminas no sólo favorecen la aparición de cáncer, sino también otras enfermedades como la diabetes de tipo II, enfermedad de Alzheimer y enfermedad de Parkinson.

En el estudio publicado se compara la tasa de mortalidad por Parkinson y Alzheimer en diferentes grupos de edad. Se descubrió que la mortalidad por estas enfermedades, entre los años 1968 y 2005, había aumentado más que por otro tipo de enfermedades como apoplegía- brusca interrupción del flujo sanguíneo al cerebro- o enfermedades cardiacas. Este hecho puso de manifiesto que la tendencia no sólo se debía a la existencia de una población más anciana, sino que había otros factores responsables.

La autora se remite al hecho de que la incorporación de compuestos químicos derivados del nitrógeno en Estados Unidos se ha doblado entre los años 1960 y 1980. Por otro lado la venta de comida rápida -"fast food"- y productos cárnicos procesados se multiplicó por ocho entre los años 1970 y 2005.

Fuentes de información: „Journal of Alzheimer's y "Die Welt" (periódico alemán).

Cuanto más me medico más me duele: el riesgo del uso de fármacos opioides

.

Es una realidad que gran parte del consumo de fármacos se debe al dolor y que enfermedades como la fibromialgia o la artritis reumatoide están a la orden del día. Los opioides, derivados del opio, como la morfina y la codeína, son utilizados ampliamente por algunos pacientes y por los adictos. Sin embargo, la interrupción repentina de estos compuestos es causa de hiperalgesia (mucho dolor), también característica del síndrome de abstinencia tras el consumo prolongado drogas opióides (entre las que se encuentra la heroína y el crack).

Tras la muerte de Michael Jackson, se habla a diario en los periódicos de su dependencia a medicamentos. Entre las hipótesis barajadas, se considera el abuso de algún medicamento como el Demerol. El Demerol es un fármaco narcótico analgésico de la familia de los opióides, que actúa como depresor del sistema nervioso central y se utiliza para aliviar el dolor de intensidad media o alta. Curiosamente, Michael ya había hecho pública una canción, “Morfina”, donde supuestamente se pone en evidencia la importancia que esta fármaco tenía en su vida. La meperidina, principio activo de Demerol, pertenece al grupo de los opioides síntéticos, entre los que también se encuentra por ejemplo la metadona. Al igual que otros opioides, causa dependencia y síndrome de abstinencia si se deja de tomar de forma repentina.

En el tratamiento del dolor severo, el fármaco de eleción es el que actúa en un receptor llamado "receptor opioide MU". Sin embargo, paradójicamente, estos medicamentos pueden también aumentar la sensibilidad al dolor. En un estudio publicado en la famosa revista "Science", se habla de los riesgos asociados al consumo y a la abstinencia de fármacos opioides. Los investigadores de la Universidad de Viena (Austria) han reportado que la interrupción brusca de este tipo de fármacos causaría unas modificaciones en las sinapsis -conexiones- neuronales implicadas en las vías del dolor. Sin embargo, este efecto puede ser evitado si se realiza una interrupción del tratamiento de forma escalonada.