18.12.08

Stevia, la “dulce suerte” de Paraguay, un edulcorante natural a considerar.

(texto adaptado a partir del artículo original del periódico alemán "Die Welt" http://www.welt.de/wissenschaft/article2772626/
Pflanze-koennte-Revolution-bei-Ernaehrung-ausloesen.html)

Esta planta originaria de Paraguay ha sido utilizada por sus aborígenes desde hace cientos de años como edulcorante natural. Los indios le llamaron a causa de sus propiedades “la dulce suerte”. El gusto de la planta se asemeja un poco al del regaliz y mediante el aislamiento de las sustancias edulcorantes de la planta se puede evitar este sabor. Esta planta fue descubierta en el 1887 por Moises Giacomo Bertoni, y en el 1920 se comenzó su cultivo en plantaciones.

Lo mejor de la Stevia es que no tiene ninguna caloría, no provoca caries y en altas cantidades incluso es capaz de bajar la presión arterial. Ahora deben preguntarse dónde estuvo esta planta durante tanto tiempo. El problema es que esta planta no está autorizada en Europa. Está sancionado vender alimentos que contengan Stevia. Pero esto no fue siempre así. En los años 90 la planta se podía vender en todas partes. Sin embargo, con la puesta en práctica de la nueva ley sobre alimentos, se prohibió la venta de Stevia. La causa: De acuerdo a este reglamento los que importaban tenían que asegurar su calidad de sus productos.

¿Podría ser que una vez fuera aceptada, Stevia supusiera una grave competencia a los 34,3 Kilos de azúcar que consume por término medico un alemán al año? La empresa Coca-Cola, mientras tanto, ha presentado ya 24 patentes para el uso de Stevia como edulcorante. Margitta Holly, consejera de alimentación y gestora, no cree que la Stevia pueda hacer competencia al azúcar: “El azúcar siempre existirá. Stevia será más bien para la gente que a causa de su salud deban renunciar al azúcar.“ Su marido tenía cáncer, su hijo pancreatitis. La alimentación tenía que hacerse sin azúcar, descubrió Stevia y funcionó, esto ocurrió ya en los años 90.

Hoy en día se encuentra Stevia sólo en productos para el baño o folletos que la declaran como cualquier cosa excepto como alimento. Sin embargo, fuera de la Unión Europea Stevia ha llegado hace ya tiempo.

El mayor consumidor mundial es Japón. Desde que en el 1969 el gobierno japonés prohibiera la venta de edulcorantes artificiales, hubo el “boom” de Stevia y tuvo un 40% del mercado. Stevia se encuentra en Japón en casi todos los alimentos, desde el pescado, chicles y helados hasta la Coca-Cola light. También en Israel, Corea o Brasil esta planta alternativa al azúcar se encuentra en los estantes de cualquier supermercado bien surtido. China se ha convertido en el mayor productor. Y 150 millones de personas lo utilizan en la actualidad como edulcorante.

Pero Stevia tiene más ventajas, en Sudamérica se utiliza como antifúngico, tiene propiedades antiplaquetarias (además de usarse en la pasta de dientes y en enjuagues bucales), fortalece el sistema inmune y hace desaparecer más rápido las infecciones.

En algún momento este edulcorante encontrará de nuevo su camino entre las confusiones del reglamento europeo. Y la industria azucarera temerá ese día. Solamente no podrá sustituir al azúcar en bizcochos y pasteles, según Holly “A Stevia le falta la consistencia y la pegajosidad para ser utilizada como ingrediente en pastelería”.