13.12.08

Efectos protectores de los ácidos grasos poliinsaturados OMEGA-3 en el cáncer.

Los ácidos grasos esenciales no pueden ser sintetizados en el cuerpo, pero se necesitan para el mantenimiento de una salud óptima.

Los ácidos grasos OMEGA-3 están ganando un gran interés a causa de estudios que demuestran sus propiedades protectoras en un gran número de enfermedades.

De hecho, se ha demostrado en modelos animales y en estudios en humanos, que muchas patologías podrían estar originadas por la falta de nutrientes en nuestra dieta actual. En concreto, el contenido en estos ácidos grasos se ha generalmente empobrecido en los huevos, carne y el pescado que consumimos, por la introducción de piensos para la alimentación animal y de los peces de piscifactorías, que son pobres en este tipo de nutrientes.

¿Dónde encontramos estos ácidos grasos esenciales? Los OMEGA-3 se encuentran en alta proporción en fuentes alimenticias de origen vegetal: semillas de lino, semillas de calabaza, nueces del pecán, y en algunas algas y aceites de pescado.

El contenido en OMEGA-3 -ácido alfa-linolénico (ALA)- de algunas fuentes vegetales, como las semillas de lino y las semillas de calabaza, es muy superior al presente en el pescado. Sin embargo, hay autores que afirman que el ALA no se convierte fácilmente en otros tipos de ácidos grasos OMEGA-3, los ácidos eicosapentanoico (EPA) y docodahexaenoico (DHA).

El EPA y el DHA son los que ejercen propiedades terapéuticas en el hombre. Ambos se encuentran en algas y aceite de pescado. Al parecer, los peces obtienen EPA y DHA a partir de su dieta rica en algas.

Es interesante remarcar que el DHA es el ácido graso estructural predominante en el sistema nervioso central y la retina, y su disponibilidad es crucial para el desarrollo del cerebro.
---

El ácido graso omega-3 docosahexanoico (DHA) es supresor tumoral e inhibe el crecimiento del cáncer colorectal de forma independiente del gen p53
Kato T, Kolenic N, Pardini RS.

Biochemistry, College of Agriculture, Biotechnology and Natural Resources, University of Nevada, Reno, NV 89557, USA.

El crecimiento de la línea celular de carcinoma de colon COLO 205, que contiene el gen p53 no mutado y que se introdujo de forma subcutánea en ratones atímicos -que carecen de timo, órgano necesario para la respuesta inmune- se inhibió en un 80% mediante una dieta de aceite de pescado -en concreto menhaden- que contenía una mezcla de ácidos grasos omega-3, con respecto a los efectos de una dieta baja en grasa de aceite de maiz que contenía ácidos grasos omega-6.

La alimentación con una dieta rica en grasas conteniendo aceite de alga dorada que contenía ácido docosahexanoico (DHA) como único ácido graso del tipo omega-3, dió lugar a un 93% de inhibición en el crecimiento.

Resultados similares han sido descritos previamente para una línea celular de carcinoma de colon que contenía el gen p53 mutado (His237). En experimentos realizados in vitro, 125 muM DHA inhibió el crecimiento de COLO 205 en un 81%, WiDr en un 42%, mientras que otro ácido graso omega-3, EPA, inhibió el crecimiento de ambas líneas celulares únicamente en un 30%.

El ácido graso DHA indujo la apoptosis -muerte celular programada- en la línea de cáncer de colon COLO 205, pero no en WiDr, y EPA no indujo este efecto en ninguna de las dos líneas celulares.

El conjunto de estos resultados sugiere que el ácido graso DHA es principal ácido graso supresor del crecimiento tumoral in vivo e in vitro y su efecto se produce de forma dependiente e independiente del gen p53. EPA también tiene un efecto supresor del crecimiento tumoral, aunque mucho menor, y sus efectos son independientes del gen p53.

Nutr Cancer. 2007;58(2):178-87.Links

Docosahexaenoic acid (DHA), a primary tumor suppressive omega-3 fatty acid, inhibits growth of colorectal cancer independent of p53 mutational status.
Kato T, Kolenic N, Pardini RS.

Biochemistry, College of Agriculture, Biotechnology and Natural Resources, University of Nevada, Reno, NV 89557, USA.

Human colon carcinoma COLO 205, carrying wild type p53, grown subcutaneously in athymic mice was inhibited 80% by a high fat menhaden oil diet containing a mixture of omega-3 fatty acids compared to the low fat corn oil diet containing omega-6 fatty acids. Feeding a high fat diet of golden algae oil containing docosahexaenoic acid (DHA) as the sole long chain omega-3 fatty acid resulted in 93% growth inhibition. Similar findings were previously reported for WiDr colon carcinoma containing mutated p53 (His237). In vitro, 125 muM DHA inhibited COLO 205 growth by 81%, WiDr by 42%, while eicosapentaenoic acid (EPA) marginally inhibited growth of both lines by approximately 30%. DHA inhibited cell proliferation by 41% in WiDr but did not significantly inhibit proliferation in COLO 205. Cell cycle analysis revealed that DHA arrested cell cycle at Resting/Gap 1 (G0/G1 phase) in WiDr and at Gap 2/Mitosis (G2/M) phase in COLO 205. DHA induced apoptosis in COLO 205 but not in WiDr, and EPA did not induce apoptosis in either line. Taken together, these findings suggest DHA is the primary tumor suppressive omega-3 fatty acid in vivo and in vitro and inhibits cancer growth by p53 dependent and independent pathways, while the marginal inhibition by EPA is p53 independent.
---

Nutr Cancer. 2005;52(2):121-9.Links

Tratamiento nutricional con ácidos grasos omega-3 en un caso de histiocitoma maligno fibroso de los pulmones.

Pardini RS, Wilson D, Schiff S, Bajo SA, Pierce R.

Department of Biochemistry, College of Agriculture, Biotechnology and Natural Resources, University of Navada, Reno, NV 89557, USA. ronp@cabnr.unr.edu

Presentamos un caso de un hombre de 78 años con un histiocitoma maligno fibroso con lesiones múltiples en ambos pulmones. Tras el diagnóstico, el paciente rechazó un tratamiento de quimioterapia convencional y eligió un tratamiento nutricional que consitía en un aumento de la ingesta de ácidos grasos omega-3 y una disminución en la ingesta de ácidos grasos omega-6. Ingirió 15 g de ácidos grasos de cadena larga omega-3 eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA) al día, y la relación de ácido linoléico/omega-3 en su dieta fue del 0.81. Escaners seriados computerizados y análisis mediante rayos X pulmonares revelaron una disminución lenta pero constante en el tamaño y el número de nódulos bilaterales. El paciente no sufre efectos secundarios aparentes causados por el consumo de grandes cantidades de aceites de pescado y algas ricos en DHA y EPA, y está asintomático.
---

Nutr Cancer. 2005;52(2):121-9.Links

Nutritional intervention with omega-3 Fatty acids in a case of malignant fibrous histiocytoma of the lungs.

Pardini RS, Wilson D, Schiff S, Bajo SA, Pierce R.

Department of Biochemistry, College of Agriculture, Biotechnology and Natural Resources, University of Navada, Reno, NV 89557, USA. ronp@cabnr.unr.edu

We present a case of a 78-yr-old man with malignant fibrous histiocytoma with multiple lesions in both lungs. Following diagnosis, he declined conventional chemotherapy and elected nutritional intervention by increasing intake of omega-3 fatty acids and lowering intake of omega-6 fatty acids. We estimated that he consumed 15 g of the long-chain omega-3 fatty acids eicosapentaenoic (EPA) and docosahexaenoic acid (DHA) per day, and the ratio of linoleic acid/long-chain omega-3 fatty acids in his diet was 0.81. Serial computed tomography scans and pulmonary x-rays revealed remarkably a slow and steady decrease in the size and number of bilateral nodules. He has no apparent side effects from consuming large quantities of fish and algae oils rich in DHA and EPA and he remains asymptomatic.