6.6.08

Las terapias nutricionales son eficaces en el tratamiento de trastornos mentales

El artículo al que se hace referencia en esta entrada lleva como título "Terapias nutricionales para los trastornos mentales" y ha sido elaborado por miembros de "Global Neuroscience Initiative Foundation" (Fundación para la Iniciativa Global en Neurociencias) de Los Angeles, California, EEUU, una organización caritativa no gubernamental para el avance de la investigación, la educación, y el bienestar de los pacientes con transtornos neurológicos y mentales. En este artículo se lleva a cabo una revisión exhaustiva de muchos trabajos de investigación en los que se demostró la eficacia de terapias nutricionales en trastornos mentales. Según los autores, la información contenida en esta revisión es sólo una parte de la información disponible sobre la eficacia de este tipo de terapias. Los autores afirman que muchos estudios fueron realizados en los 70-80, pero fueron discontinuados tempranamente por la falta de soporte económico. Al parecer, las terapias nutricionales han sido olvidadas como método de tratamiento, a causa del poco interés de las compañías farmacéuticas, que no podían patentarlas ni poseerlas. En lugar de ello, las compañías que financiaban la mayor parte de la investigación clínica se interesaron por medicamentos de síntesis, que podían patentar y comercializar, estos medicamentos sin embargo eran el origen de efectos secundarios. Los autores explican que hay una tremenda resistencia para el uso de suplementos nutricionales por parte de los médicos, en su mayor parte a causa de la falta de conocimiento en el tema. Sin embargo, para algunos pacientes, los medicamentos prescritos no tienen la eficacia de los suplementos nutricionales y en muchas ocasiones tienen muchos más efectos secundarios. Los psiquiatras que tratan a pacientes con trastornos mentales deberían estar informados sobre las terapias nutricionales al alcance, las dosis adecuadas, y los posibles efectos adversos, para poder ofrecer tratamientos complementarios y alternativos a sus pacientes. Esto podría, de acuerdo a la opinión de los autores de esta revisión, traducirse en un menor número de pacientes que no acatan la toma de la medicación prescrita. Como para cualquier otra forma de tratamiento, la terapia nutricional debe ser supervisada y las dosis deben ser ajustadas para obtener óptimos resultados.

De acuerdo con el manual de diagnóstico y estadística de enfermedades mentales, 4 de cada 10 causas de invalidez en los EEUU y en otros países desarrollados son trastornos mentales. La depresión mayor, el trastorno bipolar, la esquizofrenia, y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) son los trastornos mentales que suponen en la actualidad una plaga en numerosos países y que tienen una tasa de incidencia del 26% en EEUU al el 4% en China. Aunque algunas de estas diferencias pueden deberse a la forma en la que el personal sanitario diagnostica los trastornos mentales, esta distribución puede ser también explicada por estudios que muestran que una falta de determinados nutrientes contribuye al desarrollo de trastornos mentales. Notablemente, vitaminas esenciales, minerales, y ácidos grasos omega 3 son a menudo deficientes estos pacientes. Existen estudios que demuestran que el suplemento diario con nutrientes vitales puede reducir de forma eficaz los síntomas de los pacientes. Suplementos que contienen aminoácidos pueden también reducir los síntomas, ya que se convierten a neurotransmisores que alivian la depresión y otros trastornos mentales. De acuerdo con la evidencia científica emergente, esta forma de suplemento nutricional puede ser apropiada para controlar la depresión mayor, el trastorno bipolar, la esquizofrenia y los trastornos de ansiedad, trastornos alimentarios, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), adicción y autismo. El objetivo de este manuscrito es el de poner de manifiesto qué suplementos dietéticos pueden ayudar en el tratamiento de los trastornos mentales más comunes en América y en otros países desarrollados: depresión mayor, trastorno bipolar, esquizofrenia, y trastorno obsesivo compulsivo (TOC). La mayoría de los fármacos antidepresivos causan efectos adversos severos, lo cual desanima a menudo a los pacientes a tomar la medicación. Estos pacientes que no toman la medicación prescrita y que padecen trastornos mentales, se encuentran en alto riesgo de cometer suicidio o de tener que ingresar en una institución para el cuidado mental. Una forma en la que los psiquiatras podrían superar este problema es educándose sobre tratamientos alternativos o complementarios. Aunque en el caso de algunos nutrientes se necesita más investigación para determinar la dosis óptima, los psiquiatras pueden recomendar dosis de suplementos nutricionales en base a estudios que han demostrado eficacia, y ajustar la dosis de acuerdo a los resultados obtenidos en sus pacientes. Si desea mayor información en castellano sobre el contenido de este artículo, contacte rubiweiss@gmail.com


Nutr J. 2008 Jan 21;7:2.Click here to read Click here to read Links
Nutritional therapies for mental disorders.
Lakhan SE, Vieira KF.

Global Neuroscience Initiative Foundation, Los Angeles, CA, USA. slakhan@gnif.org

According to the Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, 4 out of the 10 leading causes of disability in the US and other developed countries are mental disorders. Major depression, bipolar disorder, schizophrenia, and obsessive compulsive disorder (OCD) are among the most common mental disorders that currently plague numerous countries and have varying incidence rates from 26 percent in America to 4 percent in China. Though some of this difference may be attributable to the manner in which individual healthcare providers diagnose mental disorders, this noticeable distribution can be also explained by studies which show that a lack of certain dietary nutrients contribute to the development of mental disorders. Notably, essential vitamins, minerals, and omega-3 fatty acids are often deficient in the general population in America and other developed countries; and are exceptionally deficient in patients suffering from mental disorders. Studies have shown that daily supplements of vital nutrients often effectively reduce patients' symptoms. Supplements that contain amino acids also reduce symptoms, because they are converted to neurotransmitters that alleviate depression and other mental disorders. Based on emerging scientific evidence, this form of nutritional supplement treatment may be appropriate for controlling major depression, bipolar disorder, schizophrenia and anxiety disorders, eating disorders, attention deficit disorder/attention deficit hyperactivity disorder (ADD/ADHD), addiction, and autism. The aim of this manuscript is to emphasize which dietary supplements can aid the treatment of the four most common mental disorders currently affecting America and other developed countries: major depression, bipolar disorder, schizophrenia, and obsessive compulsive disorder (OCD).Most antidepressants and other prescription drugs cause severe side effects, which usually discourage patients from taking their medications. Such noncompliant patients who have mental disorders are at a higher risk for committing suicide or being institutionalized. One way for psychiatrists to overcome this noncompliance is to educate themselves about alternative or complementary nutritional treatments. Although in the cases of certain nutrients, further research needs to be done to determine the best recommended doses of most nutritional supplements, psychiatrists can recommend doses of dietary supplements based on previous and current efficacious studies and then adjust the doses based on the results obtained.