1.7.08

La dieta y un aumento de actividad física mejoran la patología en niños que padecen hígado graso (esteatosis hepática)

No existe ningún tratamiento probado para la enfermedad hepática grasa no alcohólica (esteatosis hepática no alcohólica o EHNA) en niños y adolescentes. Este grupo de investigación del Hospital Infantil de Roma, en Italia, quiso determinar la eficacia de los cambios en el estilo de vida, con y sin terapia antioxidante, en pacientes pediátricos de EHNA. Se incluyeron un total de 53 pacientes (de edades comprendidas entre 5,7 y 18,8 años, 37 de los cuales eran niños). El cambio en el estilo de vida se prescribió en todos los pacientes, y consistió en una dieta ajustada a las necesidades calóricas de cada paciente y un aumento de la actividad física. De forma aleatoria, se asignó a los pacientes alfa-tocoferol 600 UI/día más ácido ascórbico 500 mg/día (n = 25) o placebo (n = 28), y se trataron durante 24 meses. El estudio fue una extensión de un estudio previo cuyo objetivo fue el de evaluar un cambio en el estilo de vida -de 12 meses- junto con una terapia antioxidante en los niveles séricos de aminotransferasas. El punto final primario de este estudio fue el cambio en la histología hepática en una biopsia repetida a los 24 meses. Los puntos finales secundarios fueron cambios en el peso corporal, enzimas hepáticos e índices de sensibilidad a insulina en un test de tolerancia a la glucosa de una duración de 2 horas. La cantidad de peso perdido fue similar en el grupo placebo y el grupo antioxidante (-4,75 kg vs. -5,5 kg). Se observó una mejora significativa en el grado de esteatosis, inflamación lobular y balonización hepatocelular -aumento de tamaño del citoplasma de los hepatocitos- y en el grado de EHNA en ambos grupos. Los niveles de aminotransferasas, triglicéridos, colesterol, glucosa en ayuno e insulina, y los índices de sensibilidad a la insulina mejoraron también. La mejora en todos estos parámetros no fue significativamente diferente entre el grupo placebo y el tratado con agentes antioxidantes. La conclusión a la que llegan los autores de este estudio es que la cambio en el estilo de vida mediante dieta y ejercicio físico induce una pérdida de peso y está asociada con una mejora significativa en la histología hepática y las alteraciones en las medidas de laboratorio en los pacientes pediátricos de EHNA. Los agentes antioxidantes alfa-tocoferol y ácido ascórbico no parecen aumentar la eficacia producida por el simple cambio en el estilo de vida.

Hepatology. 2008 Mar 24;48(1):119-128. [Epub ahead of print]Click here to read Links
Lifestyle intervention and antioxidant therapy in children with nonalcoholic fatty liver disease: A randomized, controlled trial.
Nobili V, Manco M, Devito R, Di Ciommo V, Comparcola D, Sartorelli MR, Piemonte F, Marcellini M, Angulo P.

Liver Unit, “Bambino Gesù” Children's Hospital and Research Institute, Rome, Italy.

No proven treatment exists for nonalcoholic fatty liver disease (NAFLD) in children and adolescents. We sought to determine the efficacy of lifestyle intervention with or without antioxidant therapy in pediatric NAFLD. A total of 53 patients (age 5.7-18.8 years, 37 boys) were included. Lifestyle intervention consisting of a diet tailored to the patient's calorie needs, and increased physical activity was prescribed in all. Patients were concomitantly randomized to alpha-tocopherol 600 IU/day plus ascorbic acid 500 mg/day (n = 25) or placebo (n = 28), and treated for 24 months. The study was an extension of a previous study aimed at evaluating the effect of 12-month lifestyle intervention and antioxidant therapy on serum levels of aminotransferases. The primary end point of the present study was change in liver histology on repeated biopsy at 24 months. Secondary end points were changes in body weight, liver enzymes, and insulin sensitivity indices on 2-hour oral glucose tolerance test. The amount of weight lost at 24 months was similar in the placebo and antioxidant groups (-4.75 [range, -16-4.0] versus -5.5 [range, -12.2-0.4] kg, respectively, P = 0.9). A significant improvement occurred in the grade of steatosis, lobular inflammation, and hepatocyte ballooning, and in the NAFLD activity score in both groups. Levels of aminotransferases, triglycerides, cholesterol, fasting glucose, and insulin, and insulin sensitivity indices improved significantly as well. The improvement in all these parameters was not significantly different between the two groups. Conclusion: Lifestyle intervention with diet and increased physical activity induces weight loss and is associated with a significant improvement in liver histology and laboratory abnormalities in pediatric NAFLD. Alpha-tocopherol plus ascorbic acid does not seem to increase the efficacy of lifestyle intervention alone.